Nadie puede negar la historia que tiene Barcelona en la Copa Libertadores; pero los números señalan que esta ha sido una mala década para los amarillos en la competencia en la que disputó dos finales: 1990 y 1998.

La buena campaña que tuvo en las fases previas apenas maquilla su fracaso en el Grupo A, donde remató en el último lugar, con cinco derrotas (tres de ellas en casa), una victoria, cuatro goles a favor y 12 en contra.

Pero el problema de los amarillos va más allá de lo sucedido en esta temporada. Salvo la de 2017, donde fue eliminado en semifinales por Gremio, el balance de su participación en la Libertadores desde 2010 se salda con números rojos (ver el gráfico), incluso con una ausencia del 58 %, algo poco habitual en un equipo considerado grande.

Los juveniles de Barcelona deberían ser de muy buenas condiciones, pero eso no se ve. El equipo no se ha renovado de forma adecuada.

El capítulo más vergonzoso de este periodo se dio en 2019, cuando quedó fuera de combate por un error administrativo (incorrecta inscripción de un jugador) en la serie ante el Defensor uruguayo.

Esta es la tercera vez que el Ídolo termina en el sótano de la fase de grupos. En 2015 fue superado por Atlético Nacional, Estudiantes y Libertad. Su campaña se saldó con 4 puntos y -6 de gol diferencia.

En 2013 remató con 6 unidades y menos 1, atrás de Nacional, Boca Junior y Toluca.

Fue un mal partido de Barcelona (ante Independiente del Valle). Demuestra que sus suplentes no tienen el nivel de los titulares.

El argentino Fabián Bustos, director técnico de los toreros, considera que la gran cantidad de bajas que tuvo ante Independiente sirve como elemento de descargo y prefiere virar la página. “Con trabajo podemos mejorar, estoy convencido que seremos protagonistas y pelearemos la segunda etapa del campeonato (LigaPro)”.

“Desde la salida de Guillermo Almada se ve a un Barcelona realmente disminuido en la parte deportiva, con problemas de contrataciones, las elecciones (de dirigentes), futbolistas que se fueron, otros que renovaron y algunos a los que no se debió contratar. El club viene dentro de ese parámetro de institucionalidad con muchos problemas internos, incluida una deuda que nunca termina de pagar. La suma de todos estos factores hace imposible incorporar el elemento humano que se necesita para armar un grupo de real jerarquía”, le dijo el exfutbolista a EXPRESO.

Nos faltaban seis titulares y obviamente se siente. No justifico, porque los muchachos estuvieron a la altura.

Las ausencias que lamenta Bustos revelan las limitaciones de un plantel al que muchos consideraban como el mejor del país, pero que a la hora de la verdad demostró no ser así.

Disputar tres partidos por semana (en LigaPro y Copa Libertadores) acarreó las lógicas bajas provocadas por lesiones y suspensiones, por lo que Bustos se vio en la necesidad de utilizar variantes, que en su mayoría no estuvieron a la altura de las exigencias.

A eso hay que sumar niveles decepcionantes de los llamados a sacar el equipo adelante. Jefferson Orejuela no es ni la sombra de aquel centrocampista que destacó en Independiente y Liga de Quito. Mario Pineida sumó suspensiones injustificables. Jonatan Álvez intenta compensar con entrega su falta de gol. Damián Díaz, cuya calidad futbolística no se puede poner en duda, eludió en más de una ocasión responsabilidades, como en las ejecuciones de tiros penaltis decisivos, ratificando aquello de que no todo buen deportista es un auténtico líder.

Otro de los aspectos a ser tomados en cuenta y que en su momento el técnico Ricardo Armendáriz lo advirtió en EXPRESO, es el vacío dejado por Fidel Martínez, el jugador que además de aportar con goles, sumaba esa dosis de creatividad que tanta falta le hizo para romper defensas.

Ya fuera de toda competencia internacional -también perdió la posibilidad de clasificar a la Copa Sudamericana- Barcelona deberá volcar toda su atención a la LigaPro, dejando escapar la oportunidad de ingresar más dinero a sus arcas, en una temporada donde no cuenta ni con el rubro taquillas.

La dirigencia encabezada por Carlos Alfaro Moreno siempre dijo que su prioridad para 2020 es ganar el campeonato financiero, pero sin los ingresos de competencias internacionales está obligado a ganar la etapa, jugar la final y tratar de recuperar su grandeza en la Copa Libertadores.

23 octubre, 2020

23 octubre, 2020

23 octubre, 2020

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ©2020. QUEDA EXPRESAMENTE PROHIBIDO, TANTO DIRECTA COMO INDIRECTAMENTE, CEDER O TRANSMITIR A TERCEROS TODA O PARTE DE LA INFORMACIÓN AQUÍ PRESENTADA, SIN LA CORRESPONDIENTE LICENCIA O AUTORIZACIÓN POR PARTE DE GRÁFICOS NACIONALES S.A.

Source: https://www.expreso.ec/deportes/barcelona-decada-copera-olvido-92275.html

News – AR – Barcelona y una década copera para el olvido