Delfín dio la gran sorpresa de la fase de grupos de la Copa Libertadores. El campeón nacional era el que menos posibilidades tenía para meterse en los octavos de final. Hasta la cuarta fecha apenas tenía un punto y llegó a la última jornada en el último lugar.

Su clasificación se dio, sin embargo, por un resultado que rompió todo el molde: la victoria del martes pasado ante Olimpia en Asunción. Ese fue el único triunfo de un visitante en el grupo G.

Ese dato corresponde únicamente a la pelea con los otros dos equipos que pugnaban por el segundo lugar: Defensa y Justicia de Argentina y Olimpia de Paraguay.

El Santos de Brasil sale de todo análisis porque estuvo dos escalones por encima de los demás. Terminó el grupo con 16 puntos, ganando cinco partidos y empatando uno.

Delfín quedó segundo con apenas siete puntos, lo que le ubica como el peor de todos los clasificados. No obstante, aprovechó la irregularidad de sus rivales y salió a flote a pesar de que también vivió sus inestabilidades.

La principal estuvo en el banquillo. Contó con tres entrenadores en esta temporada. El español Miguel Ángel López no alcanzó a dirigir la Copa porque lo despidieron por malos resultados. Carlos Ischia estuvo en dos juegos y Miguel Ángel Zahzú en los cuatro restantes.

Y él tampoco empezó bien. Su camino copero inició con una goleada en contra sufrida en Argentina. Y su segundo partido fue una derrota en casa ante Santos.

De todas maneras, el presidente de la institución, José Delgado, tuvo más paciencia gracias a que en el torneo doméstico empezó a jugar mejor.

Ahora, Zahzú es un entrenador histórico, ya que metió a Delfín entre los 16 mejores del continente. Su clave fue ubicarse en su realidad. Admitir las deficiencias de su equipo y tratar de potenciar las fortalezas.

“Fuimos conscientes de nuestras limitaciones, entendimos que había que ser equilibrados y tener mucha contención. Me quedo satisfecho con la actuación de mi equipo y posicionarme entre los grandes de Sudamérica.

Otro de los factores determinantes fue la contratación del arquero Máximo Banguera. Aunque también formó parte del 3-0 que el equipo vivió en Argentina, para los dos siguientes partidos influyó directamente en el resultado.

En la revancha contra los gauchos dio una habilitación de gol con su tradicional pase largo. Y contra Olimpia sacó a flote toda su experiencia para mantener el arco en cero, a pesar del constante acoso rival. Por ello, su satisfacción. “Dios te pone en el lugar indicado. Dejar un contrato de cuatro años (El Nacional), venir y firmar un contrato de cuatro meses y disfrutar de este gran grupo, todo es gracias a Dios y a mi familia que apoyó esta decisión loca y acertada. Solo puedo decir gracias Delfín, gracias Manabí”.

Ahora Delfín tiene una misión paralela. En la LigaPro está lejos de los puestos estelares. Marcha en el puesto once a tan solo ocho unidades de la zona de descenso. Y de eso se encargará desde este fin de semana, cuando Zahzú volverá a utilizar a los titulares, hasta que le toque volver a la Libertadores.

Además de Santos, Delfín fue el único del grupo que pudo ganar fuera de su cancha.

22 octubre, 2020

22 octubre, 2020

22 octubre, 2020

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ©2020. QUEDA EXPRESAMENTE PROHIBIDO, TANTO DIRECTA COMO INDIRECTAMENTE, CEDER O TRANSMITIR A TERCEROS TODA O PARTE DE LA INFORMACIÓN AQUÍ PRESENTADA, SIN LA CORRESPONDIENTE LICENCIA O AUTORIZACIÓN POR PARTE DE GRÁFICOS NACIONALES S.A.

Source: https://www.expreso.ec/deportes/delfin-hallo-paz-tercer-entrenador-92222.html

News – AR – Delfín halló la paz con el tercer entrenador