“Seguimos buscando las situaciones, es bueno lograr la primera fase de grupo como lo hicimos. Vamos solucionando los problemas, gente que te viene de selección que te cuesta entrar en ritmo. Es bueno para el grupo. Estamos duros, firmes, sabemos lo que queremos y vamos en busca de eso…”. Cuando Miguel Angel Russo dijo “eso” en la conferencia del jueves casi a la medianoche, no hay dudas de lo que habla. Se sabe lo que quiere decir. Por más que ahora no sólo evite las palabras ganar y campeón, también evita decir Copa Libertadores. Son decisiones. Son costumbres. Son cábalas. ¿Y la coincidencia entre su look del partido frente al Caracas y la final de la Libertadores 2007 contra el Gremio? ¿Una nueva-vieja cábala del técnico de Boca?

Los hinchas no demoraron en darse cuenta de las similitudes entre parte del vestuario que Russo lució en la goleada 3-0 en el cierre del grupo H y hace 13 años, a mediados del 2007, en el 2-0 en Porto Alegre, el día en que su equipo dio la vuelta olímpica con ese equipazo que tenía un Riquelme enorme pero también a Cata Díaz, Ever Banega, Rodrigo Palacio y Martín Palermo. 

Russo, en 2020 y 2007. Sólo una diferencia y es la que está en sus manos. Pero va “en busca de eso”.

“¡El piloto!”, alertaron varios, primero elogiando la elegancia y luego comparándolo con el que fue cábala en aquella oportunidad. Porque, por más que la imagen que quedó inmortalizada es la de Russo, el piloto y la Copa en sus brazos, la realidad es que lo usó en casi toda la competencia. De hecho, hay fotos con la misma indumentaria frente a Vélez, en los octavos de final.

Si se cábalas se trata, durante la Superliga se conoció que el DT visitaba todos los jueves el mismo restaurante y a la hora del postre pedía siempre lo mismo: fresco y batata. Incluso, en la previa del partido decisivo contra Gimnasia ocurrió que se quedaron sin dulce de batata y debieron salir a conseguir para que no se compra la golosa costumbre…

Y, si de cábalas y coincidencias se trata, la sola presencia de Russo y Riquelme nuevamente en el club remite a aquella inolvidable Libertadores 2007. Sólo falta una cosa. El trofeo en brazos xeneizes.

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla.Si ya lo hiciste y todavía no podés comentar, por favor volvé a loguearte.

Source: https://www.ole.com.ar/boca-juniors/russo-piloto-cabala-coincidencia-2007_0_rgYeGOiOy.html

News – AR – La nueva-vieja cábala de Russo para la Copa